¡MunDo MiNiNo!

Para los insaciables^^http://duquesapantera.wordpress.com/ Ahí están mis antepasados.

EL CORIFEO: No hay fiera más mala de combatir que la mujer, ni siquiera el
fuego, ni hay pantera alguna tan sinvergüenza.
Lisístrata, de Aristófanes.

CHIM CHIN CHIRÓN! La suerte detrás va de mi.

Escribir es la libertad de llorar y reír a solas. Pero no dejarte leer, sería prohibirte lo que es tuyo.


miércoles, 29 de agosto de 2012

ARCOIRIS


Dime si no creíste en nosotros. Dime si apostaste por un “no”. Me da igual si dije “si” o mencioné un “no”. Lo que sé es que estoy segura. Que da igual si perdí o gané dinero o miseria porque si él sonríe para mí el mundo es perfecto. Mi mundo.
...
La música contigo es alegre y rica, sincera y llena de diversión. Ya no escucho una canción triste que me recuerda, sino que escucho la música contigo.
....
No es el más detallista, ni nada parecido a lo que un día creí ser un príncipe o soñé o tuve…eso da igual.
Pero sé, que el día que más lo necesité, él estuvo conmigo, dejando atrás a miles de personas en la calle. No me dirá que yo soy la más importante de todas esas, pero lo supe en el momento en que su brazo rodeó mis hombros.

Puede que te preguntes si sería más feliz si me lo dijera.
… En fin, cuando él dice algo, no lo dice por decir. Cuando dice, posee. Cuando quiere, es porque lo consigue. Y si lo desea, es porque es para toda la vida y de verdad.

No puedo sentirme más agradecida ni más querida.

Siempre hay planes, siempre hay actividad, siempre hay besos, siempre hay borracheras, siempre hay viajes y siempre, siempre hay ilusiones.
Una casa, nosotros y lo que nos espera.

Y si alguna vez todo se desmorona, entre lágrimas escribo que lucharé porque hubo un sueño y no pararemos hasta tocarlo.
Tengo los mejores colores y las mezclas más vivas. No podrás perderte en mi cuadro, pues no hay oscuros. Todos son claros, todos son vivos. Viaja conmigo y adivina de qué intensidad puede llegar a ser el color que tú mismo creas.
...
Gracias.
Fui tonta al buscar en aquel estante, comparar pinceles o alquilar utensilios por un día.
Debes perdonarme.

¿Cómo iba a saber que no era un pincel sino tus manos las que pintarían mi vida?