¡MunDo MiNiNo!

Para los insaciables^^http://duquesapantera.wordpress.com/ Ahí están mis antepasados.

EL CORIFEO: No hay fiera más mala de combatir que la mujer, ni siquiera el
fuego, ni hay pantera alguna tan sinvergüenza.
Lisístrata, de Aristófanes.

CHIM CHIN CHIRÓN! La suerte detrás va de mi.

Escribir es la libertad de llorar y reír a solas. Pero no dejarte leer, sería prohibirte lo que es tuyo.


domingo, 27 de febrero de 2011

Sin colores, ¡Píntame!

- Píntame otra vez, remarca la línea. No digas que no, que no puedes. Trae esas gasas, te ayudaré a borrar las lágrimas. Lo siento. No puedo evitarlo. Caen como si anduviera triste.



Da igual, sigue pintando. No dejes de marcar mi belleza. Pinta. Enmarca mi sonrisa. Bordea mis mejillas. Acaríciame el pelo. Si, acaríciame. No sabía que lo echaba de menos. Sus manos retirando el pelo de mi cara... Píntame, píntame.

¡Aaaaa!¡Sigue pintando! ¡Maquilla esta maldita tristeza! Crea una sonrisa.


Lo siento, lo siento. No eres el culpable. No sabes de mi. No tienes ni idea
¿la tengo yo? Creo que tampoco…Solo consigo alargar el resultado. El proceso es duro. Es amargo.
¿dónde acudieron mis mariposas? ¿a dónde emigraron? Píntame de tonos grises, los demás se me están olvidando.



Lo siento, ya me estoy quieta. Comprimo mis lágrimas para aparentar sonrisas. Sonrisas que recuerdo, que él me regaló. Sigue pintando…Ya queda poco. Pronto vendrá a verme.

Dime, ¿qué tal estoy? ¿estoy guapa?

Déjalo, mira tu expresión...

¡¡Trae aquí ese colorete!!

…¡Nada más llegar, le besaré la cara hasta que colores falsos pinten de verdad sus mejillas!. Hasta que ese azul de sus ojos vuelva a mi corazón…hasta que sin pintura, y desnudos, me diga sinceramente.



27/02/11 15:41


sábado, 19 de febrero de 2011

La vecina

Micro ilustración by aiRín

sábado, 5 de febrero de 2011

Huevitos de codorniz

Decidí preparar tu desayuno favorito. Se me abrió el apetito después de una noche tan larga.
Era mas bien tarde por la mañana. Cogí las tostadas y las recorté en forma de círculos. Bueeeno, una con forma de corazón, ¡que vergüenza!.
Saqué la sartén mientras tostaba el pan. Huevos de codorniz. Pequeñitos como nosotros. ¡Pequeña!, como me llamas...(si no está en tu imaginación, señalo que sonrío).
Tostadas hechas con amor rociadas por un chorrito de aceite, cubiertas por una rodaja de chorizo ibérico y a modo de tapadera, huevitos de codorniz.

- Buenos días, peque.
(beso sonoro)
- Buenos días, Ted. :) Síentate, quiero contarte un sueño que tuve.
(crujir de tostadas)
-Esta noche fue una gozada disfrutar de cada uno de...

Un beso entrometido

Llevo observándote toda una vida. Cierto, que duermes y que eres tú quien me humaniza.
[...]
Esta noche fue una gozadada disfrutar de cada uno de sus movimientos.
Parecía despierta. Más viva que dormida.
Se que no se debe espiar en sueños, pero como ella, siento curiosidad. Como ella..., amo y odio lo mismo que quede fuera o dentro de las sábanas.
El deseo de entrometerme en ese mismo instante, en el que sus besos besaron la almohada, provocaron un abrir de ojos.
Puedo explicar bien lo que sintió, esta vez con minucioso detalle.
Me basaré en una mera descripción. Hoy quiero ser egoista y quedarme sólo yo con su disfrute.

Creí besar tus labios, debí soñar con su textura. Pero la imagen se difuminó al sentir el algodón de mi almohada.
Me sentí cohibida y salí inmediatamente de mi joven cuerpo.
Observar, vigilar es lo mío.

Volvió a cerrar los ojos y su propia sonrisa la acurrucó. Le aporte la luz que creía necesitaba en ese momento. Temperatura suficiente para dejarle dormir estando despierta.

Es curioso como al girar su cuello chocó contigo. Estabas con ella todo el tiempo. Que sueño tan bonito. Y que despertar...
Ya por la mañana no temprano, soy yo quien debe cerrar los ojos. Pero aún estaba capacitada para poder sentir lo que sucedía en aquella habitación, concretamente en su pecho, que abrazando su móvil, vibró tu llamada de anoche.
Se dejó llevar y me buscó en sus sueños. Juntas dormimos..., juntas escribimos.
[...]
Si despiertas como nosotras, sigue durmiendo. Podría abrazarte día y noche...y saber que no es sueño.