¡MunDo MiNiNo!

Para los insaciables^^http://duquesapantera.wordpress.com/ Ahí están mis antepasados.

EL CORIFEO: No hay fiera más mala de combatir que la mujer, ni siquiera el
fuego, ni hay pantera alguna tan sinvergüenza.
Lisístrata, de Aristófanes.

CHIM CHIN CHIRÓN! La suerte detrás va de mi.

Escribir es la libertad de llorar y reír a solas. Pero no dejarte leer, sería prohibirte lo que es tuyo.


miércoles, 31 de marzo de 2010

Kapitel 5. Nach den Brief

Sin aliento. Joder, ¿qué coño le estaba ocurriendo a mi vida? ¿cómo la había llevado? ¿por qué estas infecciones? ¿cómo poder dejar la vida de una niña, tu hija, en manos de lo que un día amaste? ¿cómo poder recuperar tu anterior vida? mejor pensado, ¿cómo puedo construir una nueva?
STOOOOOOOOP!! lA CABEZA ME ESTALLA, miles de preguntas, un contínuo bum-bum de música rap me está haciendo vivir de esta manera. La desgana, las ganas de vivir, pero sin actuar. ¡COÑO! No me dejan vivir como buenamente quiero. No puedo tocar mi música ni sentirla como la deseo. Personas como mi vecino impiden que vaya a donde quiero ir. Leo vuelve queriendo mi bienestar y no comprende que cuando estaba lejos todo era mas fácil. Ser consciente de que no podía cuidar de mi propia niña era una ruina, darme cuenta de que alguien que no nos quería ahora la recupera destrozaba mi orgullo. Ni siquiera mala madre, no le di oportunidad. No soy madre. Tener un hijo no hace madre. Madre es mucho mas que parir. Nadie me llama madre. Viví para mí, y al mismo tiempo decidí tener algo que sabía no podía mantener. Era la única manera de saber que él volvería y ahora que había vuelto, todos estaban por encima. Intentaba demostrar que esta vida era vida, pero no son mas que desgracias que me apartan de lo que quiero querer. Amanda...Amanda y yo. Estoy encerrada y sin salida.
Esa noche entre locas y para mi misma, juré a la luna que nada me detendría.

Antes de cerrar los ojos leí de nuevo su carta. Aurora...¿por qué ese nombre? ¿Qué tipo de hombre desearía recordar una 'ilusión con deditos' que tuvimos durante tres años pasados cuando no podría ver mi parecido en su cara?...¿quién era Aurora?

De nuevo...en mis sueños, porque eres tú el último en quien pienso.

Tal cual

Una mañana más pero en lugar distinto envuelto de reales tristezas, calles llenas de contaminación, gente a tu alrededor que sin embargo goza, y mientras tú lees sus palabras aunque esté lejos de ti el autor, cercanas quedan sus palabras. Intentas encerrarte en lo que dicen los libros: disfruta el momento. Oigo un suave jazz y me encanta, caigo dormida y vuelvo como de costumbre a la pantalla. Me borro una lágrima sin querer seguir escribiendo, pues esta vez hablo de mi. Personas leyeron este blog entero y conocen the other side from aiRin, from me. Intento dar a los lectores diferentes historias, pero he de admitir que este blog surgió como terapia personal. Mi corazón llora porque te recordó. Lloro porque lo que leo es precioso y sonrío rabiando de saber que sigues tu vida como buenamente puedes y apuesto a que va bien.
Ahora disfruto de mí, olvido a mi alrededor y sonrío porque me apetece, nada de sonrisas por llamar la atención, solo porque te las sacan, como de mi sacaste, arrancaste el rencor, las ganas de amarte, las ganas de volver...
Qué gusto ese cigarrillo que te fumas en el balcón! Un momento tuyo, estés donde estés.
Qué angustia no poder apropiartelo y sentir como los demas gozan de él.
Yo, con mi optimismo, se que alguno solo mío encontraré. Quien desee gozar del mismo vendrá a mi vera y disfrutaremos ambos. Mientras, no apuro por disfrutar de él con alguien. Esos momentos son solo tuyos. Será mio, aunque ambos hayan.
Brisa, descanso, riachuelo, perfume, música, una copa, piernas descalzas, pelos de punta...el observar...observar de quien disfruta de algo que le quita, puede ser mi momento también, darme cuenta que yo no lo necesito y otros si, me hace ser no dependiente como los demás.
Independiente, es dificil alcanzar aquello que sabes que no te puede llenar. También es cierto que nunca lo sentí. Me arriesgaré a amarme a mi misma, a sentirme especial sin necesitar que me lo hagan sentir. LLena por estar conmigo misma. Yo sola en el camino, contenta de disfrutar por mi cuenta, dejando que juegue el destino.

lunes, 29 de marzo de 2010

Kapitel 4. einen Brief.

Por desgracia hay veces que por mucho que uno se lo proponga otros no creen lo suficiente en tí. Intenté hacer caso de mi alrededor, tomé esa estúpida medicación que nunca quise y hablaba con los que llamaban locos. Me quedaba en la puerta roja esperando oler el miedo por entrar, soñando con verme desde fuera. No había manera de saltar aquellos muros, solo el intento de pasar mi cabeza entre las rejas de aquella puerta me mantenía en contacto con mi realidad. Mmm aire fresco. Esa mañana, algo nuevo hizo de otra mañana cualquiera una con hábito.
- Mónica Wilder, tienes una carta. Correspondencia.
¡vaya! menuda sorpresa, quién se acordó de mi. Aun no había enseñado a Luk a escribir. La agarré con curiosidad. La escondí en mi camisa, pero no antes de leer el remitente. No tardé en esconderla pues estaba en blanco. Me dirigí a mi lugar preferido del patio, donde corría algo la brisa, y me respaldaba del sol calenturiento debajo de aquel drago. Ahora estaba preparada para leer. La abrí con miedo a romperla, pero siempre por los nervios acaban mal abiertas.

----------------------------------------------------------------------------------------
Querida ____:
Como puedes ver, no se en realidad como llamarte, por tu nombre demasiado lejano, y por mamá, quizás demasiado cercano, quizás surrealista.
Me contaron muchas historias acerca de ti y las creí todas. Anoche escuché otra y tu eras la protagonista. No se cual creer, cual es verdad, o cual preferiria que fuera cierta. No te echo de menos....porque nunca te tuve. Al principio me apenaba cuando te nombraban. Mi mamá, pues la mía, mi mamita, my mom.... Era muy chica cuando me dejaste y apenas nos conocemos. No tengo recuerdos en los que participes. Leo me ha dicho que te escriba, por eso lo hago. No te guardo rencor. Es más, me das pena. Él y yo deseamos que mejores. Me ha enseñado algunas fotos para poder reconocerte cuando te visitemos. Creo que no son recientes, pero ¿sabes? tu sonrisa es muy bonita. Tú!...ojalá pueda....no se que decir. Te escribiré mas tarde. ¡Me llama Aurora!
-----------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 24 de marzo de 2010

Casi Tangible

Casi tangible 22:16

ya oía sus nervios desde el banco, me recordaban a cuando eramos chicas y cantabamos como ellas. Cómo no, el cura estaba llamándoles la atención. -Silencio niñas!.Ya me imagino, todas vistiendose, poniéndose esas túnicas rojas que no eran características por ser bonitas pero si daba gusto sentirse una más dentro de un único grupo. Bebiendo agua, llenas de nervios, peleándonos por entrar al baño, pequeño cuarto de cuatro simples paredes, luchando por conseguir el último toque del lazo rojo que recogía tu pelo dejándo a la vista un rostro angelical, un rostro de niña. Inocentes todas, eramos pequeñas, llenas de ilusión. Todas en filas ya listas, daban comienzo los aplausos, y cada una empujaba a la siguiente. - Va, va, venga. -Qué nervios!.Antes de poner paso en la iglesia siempre nos deseaba suerte. Don Juan, me parece oir su voz desde aquí. Estoy sentada en el primer banco a la derecha deseando encojer y cantar de nuevo sin miedos como antes lo hacía. Iban todas preciosas, unas mas altas que otras, otras mas rubias que unas. Morenas, delgadas, rechonchas, con rizos, pelo lazio...que coro tan variopinto...pero que coro tan unido. La mayoría con una sonrisa hasta su puesto. Una vez colocadas no dudé en aplaudir fuerte, eran anhelos, melancolía...qué bonito era entonces y que reñido es ahora. Hubo una niña que captó mi atención, creí percibir una dedeicación de su sonrisa. Era preciosa y de tez clara. Apostaría a que sería la solista que llenaría el cóncavo tejado.Me distraje al salir el director, allí estaba, increible. Su esmoquín reluciente, su pelo canoso, sus oyuelos y su amabilidad desfilaban hasta el centro de coristas. Eché de menos su típica mirada hacia mí, esa que me aportaba apoyo antes de cantar mi solo. Pasó mirandome como a cualquiera sin dedicarme la sonrisa de siempre y fue entonces cuando sentí que ya no formaba parte del coro de niños, que eran otros sus protagonistas y que sería yo la del coro adulto la que llevaría los regalos de los reyes a manos cándidas llenas de ambición. Pero sin esperarlo, al cesar los aplausos cruzamos mirada. Allí estaba, su sonrisa, su expresión. Entonces, ilusionada y sin esperar nada mas, alzó su mano indicandome que subiera a las escaleras. Miré a mis lados y observé que habían otras mujeres ya crecidas, sin embargo, me eligió a mi. Sin dudarlo me incorporé y agarré la mano de Mai. El apoyo que tuve siempre sin ser consciente tenía ahora que disfrutar también de ese maravilloso sueño que me estaban regalando. Por supuesto a él no le importó, así se levantaban cabezas de entre el público y Juan sonreía orgulloso. Todas las niñas que fuimos, todas juntas, mujeres y niñas de mismas canciones, con un mismo comienzo en la música, apuesto que con las mismas riñas.la gente enloquecía pero era imposible que pudieran sentir lo que yo veía, lo que yo sentía por dentro y por fuera. EL gran montón de niñas y algunos niños que eramos y lo acogida que por fín me sentía. No podría describirlo, pero seguramente todas sentimos algo parecido. De nuevo los aplausos y esta vez no eran los mío. Dispuesta a cantar, loca por escuchar el título. Todo el mundo en silencio. Las respiraciones se escuchaban.Sonido del Lá, agudizó el oído, comienzo de la nota...RINNNNNNN-RINNNNNNNNAbrí mis ojos y apagué el movil. Volví a cerrarlos y comprove que lo ansiado solo eran sueños y que los recuerdos permanecen vivos. Ya no había lazos a mi alrededor. Así que siendo mujer cerré los ojos como niña deseando volver a ese comienzo de seguro una melodía de voces celestiales.

Zzzz zzzZZZ zzzzZZZ ZZZzzzzz

lunes, 22 de marzo de 2010

El color del amor

-Un Viernes 5 marzo de madrugada con los ojos cerrados-

Nadie ve el color en tus ojos. Es el color verde en tus ojos el que me hace saber que te amo de color verde.
- Entonces yo te amo como el color de tu pelo, como el color de tus ojos, incluso me atrevo a decir como el color de tus labios: INDEFINIDO.
Indefinidamente.
No puedes mojar el pincel en este color, el color de mi amor hacia ti es una mezcla de colores en un cuadro terminado.
Es la emoción del conjunto.
La gente pasa y solo ve otro cuadro más en un museo en la pared.
Sin embargo en mi caso, cada vez que paso y te adelanto se que estás ahí.
Es evitable observarte, pero no sentirte.
Emoción, escalofrío.
Amor indefinido.
Un cuadro que no me cansaré de tener.

-El color de un suspiro-

domingo, 14 de marzo de 2010

Kapitel 3. Im Abgas!

Mil miradas me observaban, mil gentes estaban allí mas yo estaba sola. Podían haber muchos ojos, muchas manos, pero yo necesitaba las mías y ni siquiera podía juntarlas, sentirlas. Entonces tras mucho tiempo sin echar lágrimas sentí que ya venían, pero un acontecimiento se adelantó. La lluvia. ¡y eso que era un día tranquilo! Me pareció que alguien estaba jugando conmigo, con mis heridas, con mi angustiada garganta, así comencé a acompañar el sonido de la lluvia...
A mi alrededor, paredes blancas, techo blanco, una bandeja en el suelo y yo, no había ventana. En mi cabeza las paredes carecían de color, ni siquiera eran negras, el color mas ténebre. ¿qué sentía? ¿arrepentimiento? ¿desgracia? no sentía una mierda, no podía sentir... solo notaba mis mejillas secas, mi nariz húmeda y no podía borrar de mi esa sensación, mis manos no me correspondían, mis brazos no permitían movimiento. Ni siquiera chillé, solo se oyó un agudo gemido de mis cuerdas vocales. Creo que alguna se me ha roto. En días no pronuncié palabra ni probé bocado. Allí jugaban a quién estaba mas loco. Debían hacerlo porque no paraba de escuchar voces, ruidos, golpes, gritos en paredes paralelas a la mía. Y yo solo escuchaba, los tenía hasta en sueños cuando por la noche no me dejaban dormir.
Me levanto una mañana más y me pregunté cuántos días llevaba ya. Por primera vez deseaba ya salir de allí, así que no tuve mas remedio que hacer lo que pedían. Esa mañana salí un rato de mis cuatro paredes y jugué sola a ver los habitantes de la habitación. 'Gym', ponía en una tablita de madera en la puerta al entrar. Sentí pena, ¿pena por mí? ¡no! Aquellos desgraciados se perdían el viento, la brisa, el mar, los paseos, la música de los callejones...lo peor, no conocerlos. Es lógico que quisieran quedarse allí haciendo repetidas veces lo mismo cada jodido día. No conocían otra cosa y cuando miraban por la ventana, cuando algunos se atrevían a dar pasos hacia delante, daban muchos más hacia detrás. Tanto desconcimiento a veces asusta. Pero no era mi caso, yo ya conocía el universo, ¿lo bueno y lo malo? Eso no lo sé. Pero desde luego empezaba a conocer consecuencias. Mi placer=4paredes, mi Orgasmo=arraque de sentimientos, mi orgullo=ni-no de la ambulancia, mi añoranza=atrapada...
Descubrí que tenía que seguir lo que el mundo creía bueno y no lo que yo consideraba desahogo, placer, desatadura, respiros...mis días. Siempre hay que dar oportunidades, yo me di una.

viernes, 12 de marzo de 2010

Entre burbujas

Allí estaba y no sabía cómo había llegado. Está claro que solo pudo ser cosa de la mente porque físicamente me encuentro en una bañera profunda cubierta de agua templada. Al cerrar los ojos, El calor del agua y la calma del sonido de las burbujas me transportaron a un lugar entrañable.
Podía observar la casa y su enorme jardín. La casa, construida de materiales antiguos, viejos y sucios y el jardín lleno de matorrales y ramas sin cortar. Al poner un pie en la entrada y oír el 'chirrío' de la verja, entonces cada color oscuro y lejano comenzaba a brillar y coger tonos más alegres. Colores cercanos a aquellos días en los que una niña, yo, jugaba a esconderse entre los verdes. La piscina, el árbol, la barbacoa, los escalones, la manguera con la que malgastábamos mucha agua. Ya veo a mis primos correr y esconderse. Mi tía la pobre bien rechonchona se esconde detrás de la sombrilla creyendo que nadie la verá. Escucho mis propias carcajadas y huelo el pastel que trae nuestra abuela. otro cumpleaños que celebrar, otro año que nos hacia estar juntos, motivo para reunirnos. Toda la familia alrededor de la mesa y mi abuela con esa sonrisa que le caracteriza trae la tarta con las dos manos. Mírala, pintadita, arreglada, peripuesta, nada que ver a como la vi en sus últimos días. El olor del chocolate me distrajo en mis pensamientos más tristes. Todos juntos aplaudimos y cantamos. Después, llevándome un trozo a la boca voy corriendo a coger el mejor sitio en mi sofá favorito. Nuestro sofá columpio del jardín, los cuatro primos cabíamos en él, todos pequeños y reunidos. Es curioso que pueda sentir el tacto de cada uno, ver sus bocas llenas y tenerlos tan lejos cada día. Es sorprendente ver a mi abuela junto a mi abuelo y sus hijos, y es triste recordar que en esos momentos apenas le preste atención.
Ella siempre orgullosa de mi, de nosotros, sus nietos y sin embargo cada uno a su bola. No he tenido la suerte de disfrutar de sus historias todos los días pero si que recuerdo con añoranza las pocas e interesantes que me contaba y disfrutaba. Nos separaban muchos Km y no me cansaba de ir a verla. Ahora nos separa un cielo y sin embargo estoy en tus rodillas. Te quito la nata y te digo lo buena que te salió la tarta. Mmmm, que sabor mas tuyo, abuela.
Siento haberte dejado ir sin conocer de mi muchas palabras, sin contarte las historias que siempre quisiste oír, siento haberte engañado, pero en ese momento te tenias que ir. Quería que te fueras con una sonrisa, que allí donde estuvieras creyeras que tengo alguien a mi lado, que no estoy sola. Cogerte de la mano y contemplar que ya no estabas sana... Tus arrugas aparecían, tu pintura se esfumaba, tus ojos se cerraban y con ellos el agua que me acurrucaba me dejaba descubierta ante el frío, en un solitario baño intentando recordarte, sin poder decirte nada. Al menos ahora aunque se que tarde soy capaz de dejar unas palabras, y saber que se arrancan al recordarte me hacen sentirte viva. Imaginar tu mirada en las últimas burbujas del agua arrastrándose por el desagüe es un momento solo mío. Mi momento.

Gracias por regalarme este baño tan agradable. Éste día de vivencia bajo aguas transparentes y un último remolino que se atraganta en mi garganta deseando haber podido leerte este escrito cuando aun podía oír como roncabas en tus sueños y no ahora que se ahogan mis lágrimas en ellos.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Kapitel 2. Flecks Farbe

En casa solita, la única cosa que me acompaña: mi violín,...nuestro violín. Todo reunido, ahora que tenía cuatro cuerdas y algunas de ellas nuevas cogí el arco con una mano, la resina con la otra y empezé a imaginar la melodía en mi mente, me atreví a murmurarla mientras la cola de caballo cogía fuerza poco a poco. mmm, mmm, mmmmm....Entonces me coloqué el violín en mi hombro, recliné mi cabeza y coloqué el arco a unos centímetros del la. La música salía sin problema, derramaba cada nota al ritmo de mis heridas. No habían compases que valieran, ese momento era mío. Sola junto a mi música acompañada de un eco que ahora me resultaba conocido. Tantos años sin oirte y ahí estaba. Cada vez con mas soltura mi muñeca casi rozaba mi nariz de un movimiento a otro, la velocidad, la intensidad, la melancolía de cada nota, de cada palabra íntegra en mi cuerpo y externa convertida en canto de seres celestiales. Dejé que corriera rápido dentro de mí, de dentro a fuera la melodía salía sin miedo. ERA INCREIBLE, como después de tanto tiempo, de tantos años, podía disfrutar de aquella soltura. Empecé a tener miedo, sentí escalofríos, no solo el arco se tensaba sino mis músculos, mi músculo, mi centro, y de allí su sangre me pedía a gritos salir por mis venas. Cerré los ojos y seguí tocando, esta vez, la canción cogió un tono diferente alegre pero de corazón encogido, azul pero un color manchado. Si hubiera habido alguien allí nadie hubiera apreciado el sentido de mi música, el sube y baja y mis entonaciones. Solo podrían haber dado señal de alerta. Y la hubo. Mi sangre se derramaba a borbotones por mis brazos. El arco y sus cerdas dejaron en aquel salón muestras de mi sentimiento, de mi locura, de mi desesperación, pero de mi más valiosa obra: Mi sangre.

Desperté de un sueño profundo al oir el ni-no de la ambulancia. Ese efecto doppler me estaba matando. No pregunté qué hacía allí pero si a donde me llevaban esta vez.
- Tus heridas son graves, especialmente las que se encierran en tu cabeza. Hay que estar loca para cortarte las venas con las cerdas de un arco.
Mmmm, no fue un suicidio, lo que pasa esque tu no presenciaste el concierto. Créeme, mereció la pena. Solté en una carcajada.
En fín, una vez tranquila tras miles de datos dados, me entraron ganas de curiosear mis heridas. Ufff, realmente el pentagrama se me escapó de mis sentidos. Tenía mi música escrita en cortes finos. Pero no pude apreciarla toda, me interrumpieron al asomarse por la ventanita circular de mi habitación. Abrió la puerta, era él.
- Mónica, ¿estás bien? Deja que te ayuden y no agraves mas ésto. Tenemos que hablar.
Ladeé mi mirada hacia sus ojos y en un par de segundos entristecí mi rostro y miré mis brazos. No tienes ni idea, dije en silencio.
- He venido porque oí que saliste de aquí, pero parece que el tratamiento no ha acabado.
El tratamiento empezará ahora y no me apetece nada. Le dije.
Cogió mi barbilla y me obligó a mirarle. De inmeediato una lágrima le respondió sin llegar a hacerme la pregunta.
- ¿Es hija mía?
Amanda no te conoció y seguirá sin conocerte.
- ¿soy yo su padre?
Apenas puedo hacerme yo cargo de ella. Nació sin existir un vínculo.
- Continúa.
No sabes nada de ella y no sabes nada de mi desde entonces. Es tarde. No podía dejar matar algo que era nuestro. No podía dejar escapar lo que una noche nos regalamos por equivocación. Tomaste distancia. Así, la tomamos nosotras de ti.
- Mi abogado está fuera, Mónica. Amanda se queda conmigo, la recogo a las ocho.
¡Espera!... .No se lo que dije acontinuación. El nudo en mi garganta es demasiado grande como para recordar mis palabras en ese entonces.

domingo, 7 de marzo de 2010

Ahora no, Sola no

No se, no se estar sola. Cuando estás en casa y rondean tus padres, sabes que no estás sola, hay ruido en la casa. Da igual si no medias palabra. Comes, cenas y todos callados en la mesa. Justas palabras y necesarias como el pásame la sal, el agua, o el pan. Ahora se van. Te dejan solo en tu habitación. Por mas que pones la música a toda hostia, estás mas sol@ que la una y oir el almbiente optimista en el rockola no sirve de ayuda sino solo para romper en lágrimas mientras sientes como van en contra tus sentidos de los que te rodean. LLoras, y mientras ríes viendo lo patetético, en mi caso patética, que soy. Sin ganas, apática, desgastá y ...mil adjetivos que no me salen por mi ........... . No me salen las palabras.
hmm , no me apetece, no quiero estar aquí sola...

viernes, 5 de marzo de 2010

Consecuencias del frío que desprendes


En la arena desnuda con los ojos cerrados siento caricias de pies a cabeza.
Es imposible no erizarse con ese frío y calor que desprende la luna.
Mando un escalofrío lleno de ternura a todos aquellos que observan solos su belleza inflexiva.
A aquellos que esperan sentirse especiales al sentirse observados no por ellos mismos.

jueves, 4 de marzo de 2010

Kapitel 1.Prólogo 2º parte

Total que seguí andando por el paseo enlosetado y era una mañana mas, ni mucha ni poca gente, lo normal. Había gente mendigando como siempre. Venía no de muy lejos una melodía melancólica desde creo que un violín. Será cabrón! Ya me hizo recordalo. Me detuve ante el artista. Le eche unas monedas.
-Gracias preciosa. Parece que te gustó lo de anoche.
Maldito pordiosero, ya te recuerdo,...¿no estuviste tu en mi casa?
-¡ya lo creo! y en tu cama nada menos. No te quejabas allí tanto.
¿pero de qué estás hablando?
Empezó a generarse un revoltijo ténue alrededor de aquella plaza.
- No te pongas así, solo intentaba tocar algo bonito, pero con este violín tuyo no hay quien toque una mierda.
Serás cabrón, mi violín, ¿por qué lo tienes tu? ¿me robaste? Devuélvemelo, no lo sigas ensuciando engendro.
-¿a quien llamas engendro, drogata? Yo al menos recuerdo la noche de ayer.
Mas vale que me lo des por las buenas o serás tú el que no olvide esta mañana. Luk empezaba a gruñir en defensa mía. La cosa se ponía cada vez mas tensa y el día empezaba a tener mas calor.
-¿y qué significa para ti este violín? Yo solo lo tomé prestado, estaba tirado como cualquier trapo en el salón.
¡Qué importa lo que signifique!, para mi es algo valioso y lo guardo a mi antojo.
Lo agarró por un extremo y lo miró de manera agresiva. En ese momento él alzó el arco amezante. Luk empezó a ladrar enfurecido.

-¡suéltalo! Dijo un hombre asomándose en el tumulto. Quedé enloquecida al ver sus ojos de nuevo. Tánto tiempo y alli estaba.
-¡que haya paz...!Dijo miedoso. Yo solo intentaba tocar este birrioso violín, total solo tiene 3 cuerdas...te lo regalo.
Serás mamón...Le dije mientras recuperaba lo que tantos años había sido mío.
Luk resopló y se sacudió las patas despreciando al ladrón con su vuelta de mirada. Yo salí de allí buscando la luz y la tranquilidad que creía haber encontrado aquella mañana, pero como todos los días, cosas horribles ocurrían. Lo que jamás pude pensar es que él participara en mi paseo esa mañana y que rescatara lo que hace mucho tiempo era nuestro en la misma.
No se si me siguió mirando, si contempló mi huída, si tan solo miró mi trasero o me llamó. Solo se que escapé de aquella miseria que me rondaba mientras recaía en él. No hacía falta tirar de la correa, Luk estaba allí siempre que me sentía perdida, la mayoría del tiempo.

Te encontré solo y decidí cuidar de tí. En el fondo de su mirada sabía que podía entender mis palabras, pero llegaban a mi otros pensamientos poniendome en el lugar del perro. Yo soy feliz, tengo a mi amo, tú estabas triste, tus lágrimas hicieron que acudiera y ahora no te dejaré sola hasta que recuerdes tu sonrisa y veas su brillo. Tu luz.
Entonces empezó a olisquear, jugaba entre mi falda y mis piernas y por detrás, yo arrodillada, me asustó al saltar sobre mi espalda y correr en dirección contraria de un salto.