¡MunDo MiNiNo!

Para los insaciables^^http://duquesapantera.wordpress.com/ Ahí están mis antepasados.

EL CORIFEO: No hay fiera más mala de combatir que la mujer, ni siquiera el
fuego, ni hay pantera alguna tan sinvergüenza.
Lisístrata, de Aristófanes.

CHIM CHIN CHIRÓN! La suerte detrás va de mi.

Escribir es la libertad de llorar y reír a solas. Pero no dejarte leer, sería prohibirte lo que es tuyo.


viernes, 30 de abril de 2010

Nacer para aprender a morir

Todos luchaban por la supervivencia, el encuentro del alimento, estómagos llenos de sangre, veneno que desechar. Fueron desterrados y miles sin madre se juntaron a criar. Ahora eran tiempos de crisis, grupos de Aleadores planeaban su huída, lejos del mal olor, cerca del día continuo, lo que ellos no sabían esque solo disponían de uno.
Que emocionado estoy, por fin rompo el cascarón y puedo ver con mis propios ojos ese mundo que sin mas remedio solo podía visualizar en mi mente.
Muchos tonos de color, y muchos como yo a mi alrededor.
Aprendí en cuestión de minutos a agitar mis alas y todos sacudían éstas aplaudiendo mi nuevo conocimiento.
Me incorporo y cada vez veo desde mas lejos a los míos. Encojo mis patitas y me echo a volar.
Volar lo que se dice volar, no lo hago con desenvoltura, pero aún queda tarde por aprender.
Desde aquí diviso en ese pequeño mundo en el que creía vivir. ¡Todo es muy grande! o yo debo ser muy pequeñín. Tengo apetito, y aún desconozco el sentimiento de estar saciado.
Parece que oigo a compañeros comentar... su próxima víctima, comida, alimento...
En estos casos debería preguntarme si tengo a una madre que me indique si esto es normal, si son éstos, buenos o malos compañeros, pero llegué aquí arriba solo y me parece a mí que solo me voy a quedar.
- ¡ui! parece que me oyeron lamentar.
- ¡Tú, el de arriba, te necesitamos, pareces bueno!
La verdad, no pensé mucho qué conllevaría el bajar. Simplemente me parecía de mal gusto el no responder a quien te llama.
-¡hola!, timidamente saludé.
-Somos los supervivientes, planeamos una huída, esta tarde-noche cuando las lucecitas viajan en la oscuridad y todos descansan.
-¿no será peligroso?. Preguntó uno de ellos al que parecía controlar el bando.
- Debemos tomar riesgos, sino no tendría lugar la emoción. Comentó el que estaba al mando.
- ¡Sí! Jefe Viento tiene razón. Gritó algún admirador entre todos.
Parecía que todos tenían 'lo que fuera' bien planeado y me preguntaba cuál sería mi misión.
- yo..yo desconozco mi nombre, nací cuando la bola radiante estaba en lo alto y aún nadie me nombró.
-Tu serás el primer paso. Me dijo el jefe Viento.
-¿Primer Paso? nombre y apellido, ¡vaya! me gusta.
-No, imbécil, bueno, por lo visto parece que das el perfil. Si, es lo mismo, escuhad compañeros, aquí nuestro nuevo miembro Primer Paso dará la señal para llegar al otro lado.
- No entiendo nada, dije incomprendido.
- Tú serás el mas importante, ¡el mejor!, y tienes muy buenas alas, tu rápido vuelo nos ayudará, serás el primero en recorrer la vía y una vez al otro lado te seguiremos nosotros. Iba diciendo mientras me observaba de lado a lado.
- No tenía ni idea de que hablaba el Jefe Viento, pero lo que tenía claro esque quizás acompañado estaría mejor que solo en este nuevo horizonte lleno de demasiados y diferentes tonos como grandes piezas en el entorno. Así nos dirijimos todos juntos, yo, como ellos decían, marcando el primer paso. La verdad, se acercaba la oscuridad y el camino era cada vez más indescriptible. No era nada aterrador, mas bien, aquello era el mismísimo cielo, entre hierbas soñaba ver hasta mas de un color, bichos que en tierra asomaban su cabeza, algún que otro conejo brincando de un lado hacia otro, así los llamaban, conejos. Nosotros entre las matas nos escondíamos. No estoy seguro de quien o de quienes, pero mientras tuvieras al frente ese incesante ruido que no sabría como llamarlo, todo iría sobre ruedas. Exacto, ruedas creo que escuchaba. Creo que soy una de esas especies que crecen con rapidez, quizás demasiada y ni siquiera soy consciente, veo las cosas y conozco sus nombres, sin embargo, nadie me las enseña. Que rápida es la vida. Era hoy mismo cuando la esfera sonreía y estiré mis alas por primera vez y aquí estoy en toda una aventura y el primero en la busqueda del otro lado del mundo.
Me pilló distraido una incesante luz que se acercaba cada vez mas rápido hacia mi. Me asustó al principio, pero luego captó mi atención. No podía evitar querer desear volar extrepitosamente hasta ella y así volar entre lucíernagas.
Parece que no diviso a mis amigos, mis compañeros. ¿dónde están? La luz se acerca y ya no veo nada. Como primer paso que soy iré delante de ellos, no puedo perder la luz de vista. Espera un momento, veo claramente que ahora son dos. Dos luceros, dos luces, dos rayos, dos linternas. Jefe, Jefe Viento, ¿qué son aquellos los que vienen? Creo que los perdí porque nadie respondió, era mi único zumbido el que oía acompañado de un motor cada vez mas cercano. ¿Era ese ruido el que se acercaba o yo? Al girarme de nuevo sin perder de vista nuestro objetivo perdí mi conocimiento. Las luces llegaron a mi y yo entre ellas viajaba con mi cuerpo pegado, dolorido. Volaba por última vez sin mover mis alas. Sólo, me pregunté si mi nombre fue motivo de burla, si era yo el primer paso hacia la victoria del resto, o el primer paso a una muerte digna de real miembro. Laminado entre números otros ocuparon mi lápida. No eran mis compañeros, ni tenían mi mismo acento. Distrajeron mis primeros pensamientos y decidí dar un último respiro, dando lugar a la noche, disfrutando mi día vivido, despidiéndome como muchos más el mismo día que el sol saludó a todos los míos.
Y tú, ¿qué harías si nacieses para morir un mismo día? ¿Darías el primer paso o quizás querrías seguir huellas? Da igual, todos acabaremos entre números. Diferentes lapidas, pero juntos, todos acompañados. Quédate donde estás, acomódate a lo que tienes, no sueñes con el resto cuando aun no disfrutaste tu territorio entero. Luego, pregúntate por romper límites, pero ojo:
3 pasos: -Mide temperatura -Aposiciónate y -Cumple tu objetivo. (rapport).

sábado, 17 de abril de 2010

Cruce de cables

Ideas rondan en mi cabeza. ¿y si borrara de nuestras memorias el tú y el yo, el nosotros y lo nuestro? No es una hipótesis porque ya lo hice, y malas noticias....
O buenas...

Tras varios días viendo el fácil control en mis manos con apenas varios click en pantallas de nubes elegí en el menú la casilla otras acciones. ¿Desencadenante? La siguiente historia:

Nuestros intereses mútuos hacían de nosotros otra oportunidad para coincidir. No funcionó el desear caminos distintos o paralelos, tuvieron que juntarse y esta vez por segunda vez. Cruce de cables. Choques electricos. Energías que destellan. Cables que se unen dando luz, alumbrando un único camino. Mal rollo, lo se...
O bueno...

Está claro que allí mi forma llamó tu atención. Decidido te acercaste y con tu blablabla hiciste que pronto tu contenido entrara en mi mente aquellas noches. Las oportunidades se convirtieron en rutina, y las miradas se volvieron excusas para volver al trabajo. Digo trabajo porque nuestro interés era ahora nosotros mismos. Lo demás ya era trabajo. Lugar de quedada, cita de miradas, guiños que sin saber ya cruzaron los mismos pentagramas. El interés mutúo primerizo era ya tan solo un añadido al puro interés de ver a una niña peculiar, de escuchar a un chico distinto.

Suspiré viendo todo aquello, y pulsé la casilla de FWD. Imágenes rápidas pasaban por mis ojos, momentos repetidos...
o nuevos...
Una historia que ya viví en algún lugar. No puedo aterrizar en tierra, pero quién dice que no puedo ver películas y jugar a ser la protagonista en ellas. Por ahora que yo sepa, me cedieron el control y aquí cada uno juega con su vida a su antojo y solos, solos con sus momentos. Es un pequeño detalle que no mencioné. Aquellos por los que llorabas en su viaje hasta aquí...aquellos no están contigo en tu aterrizaje, a tu llegada, pero todos sabemos que por ahi andan, que como tú, juegan a recordarte y entre cables algunos Hackers insisten en crear de nuevo las sensaciones. Yo como no tengo prisa, y como pasota que soy, así como inculta en la ciencia, tan solo me dejé llevar y aquí estoy, usuario principal de mi pantalla, nivel: a mi ritmo.
El primer día los miraba asustados, en la otra vida todo está aún más avanzado.
¡Y yo que era una inculta del mundo informático! ¡que miedo me entró por un momento! pero me las apaño muy bien, es fácil. Cada persona tiene un control, y cada uno es diferente, así que el manejo de tu propia vida tiene tus propios iconos, tus botones que te identifican, tus figuras, tus colores, tus fuentes... Conectar apagar.
Tan fácil como desconectar en 3 segundos, uno: quito electrón, dos: alejo mis dedos, tres: espacio en blanco.





La ternura en una caricia.

Estoy ya en otro mundo , os iré comentando cerca de donde está, donde se sumerje, a qué huele, el control que posees en él, mientras, solo me apetece esciribir un poquito más, un poquito más del buen sentir, de la comodidad aquí. Aquí en este paraíso que es imposible no amar.

Escucho una canción (Chasing Cars, de Snow Patrol), y joder me cuesta no escribir nada porque me envuelve, y ahora es dificil escribir porque me hace querer sentir cada tono de su voz, cada nota que sigue, deteniendo así el tecleo. Hago un intento pausa por pausa tratando de describir lo que siento.
Primero, te llama, tu oreja se mueve como la de un gato, miras tus manos, blancas y sombreadas, llenas de luz. Sonríes y al segundo tardío estás llorando, como lo hago ahora. Sonrío, aprieto mis párpados para parar las lágrimas tontas sin sentido y sigo pulsando el Play.
Detengo mi escritura para leer atenta la letra, es bonita y en cada imagen negra veo mi rostro reflejado, los colores de mi pañuelo, mis labios...les mando sonreir, y ellos me devuelven la sonrisa, mis ojos vuelven a llorar, pero no veo las lágrimas. Mi mirada queda mas arriba. Quizás no pueda observarme a mi misma cómo me miro ni hacia donde se dirige el brillo de cada una de mis pupilas.



Aquí todo es mas tranquilo, túmbate a mi lado y escucha el viento pasar, tomemos un descanso y sintamos la hierba fresca en nuestra espalda, la vida debajo y encima de la tierra. Permíteme que acerque mi mano y nuestros dedos se acaricien, lo desees o no, se van a juntar. Basta que quiera para que éstas se toquen. No querrás olvidar la suavidad, el cariño, la ternura. Estoy a tu lado, tan solo soy amor, puedes sentirme pero ya no abrazarme. Ahora ya regresé a mi mundo y tú te quedas solo en el césped, en ese mismo punto buscando mi mirada tras haber sentido el tacto de mis dedos. ¿Estaba allí o lo imaginaste? Da igual, lo importante esque él me sitió y yo le sonreí con mis rayos en aquel parque.
Me pongo las gafas de sol y al mismo tiempo, el chico se coloca las suyas. Nos ponemos las gafas de sol, sin pensar en cremas ni rayos ultravioletas.

Cuando los rayos son internos no dejan roja la tez, las gafas son solo nuestra ayuda para evitar volver a caer.

And I sing you from far away, very high in somewhere...
..................................
(8) If i just lay here,
if i just lay here,
would you lie with me, and just forget the world?(8)

miércoles, 14 de abril de 2010

Testamento de mi Epitafio

http://www.youtube.com/watch?v=r1k4E0r7qKE

Empiezo por el final, si no es molestia para aquellos que llorais esta tarde.
Por favor, pido que no conserven de mi este cuerpo. Cada vez lo controlo menos, pero gracias a quien me recoja esta tarde en sus tierras o cielos, aun escucho mi mente y por eso hoy os he juntado, a vosotros mi familia, papá, mamá, hermano y mi gatita, los demás que no pueden estar hoy presentes, los llevo aquí (miró su corazón) y aquí (miró hacia arriba dando a entender que los recordaría siempre) y se que algunos ni siquiera podrían respetar mi voluntad y su sufrimiento al verme en esta cama. Así, (dijo tras una tos débil) deseo mi espolvoreo por aquellos caminos que troté.
-Acércate mamá. (Ella cogió su mano intentando borrar sus lágrimas de las entrañas, simulando ser fuerte, tratando de concentrarse tan solo en las últimas palabras de su hija, en su última decisión, la cual había defendido siempre, pero hoy era lo mas dura que se le había echado encima.)
- Tú, que has oído toda confesión de mi boca, esparce mis cenizas y mi alma por los mares en los que nadé, por las tierras que visité, por las carreteras que recorrí, por todos aquellos sitios en los que pueda abrazarte en tardes como ésta. No en tardes tristes, (señaló), sino en tardes en las que necesites mi abrazo y no sea capaz de abrazarte. (Fue inevitable que callera una lágrima de esa mirada jovial sobre su mejilla al ver que su cuerpo ya no respondía a sus propios estímulos).
- Papá, borra ya esas lágrimas. Eres el más valiente y tú sabes que es lo mejor para mí, aunque vaya en contra de tus principios, la eutanasia es lo que he decidido. No merezco mas sufrimiento, ni mas días de vida que no están llenos ni tan siquiera vacíos. (Su padre se acercó a ella y cuando iba a pronunciar palabra ella le dijo casi sin aliento).
-¿Sabes? La palabra deriva del griego: eu (‘bueno’) y thanatos (‘muerte’). (Su padre no pudo aguantar más y todo él se convirtió en una gran gota de lloro. Se echó encima de ella deseando un último cambio, preguntándose porqué a él, que hizo siempre lo mejor y lo que pudo por ella. Pero no basta con creer, las cosas se van y a veces también deciden irse, ese era su caso y ya era tarde para cambiar de opinión. Él sabía que su hija cuando tomaba decisiones, las tomaba y pocas veces las cambiaba por los demás cuando se trataba de experiencias, de aventuras que podía vivir por su cuenta. Aunque este viaje fuera a hacerlo sola y con miedo, sin maletas, solo con un billete de ida en su corazón, nada de vueltas, su camotería siempre estaría por encima navegando entre sueños de mares nada cristalinos. Nada le detendría, así, su padre fue valiente y ahogó sus palabras, su deseo).
- Jaime, hermano. (No se acercó)
- Jaime, no me lo hagas mas duro. ¡Jaime!. (Gastó su último grito pero su hermano no regresó.)
- Irene, (dijo su madre) Jaime te quiere mucho, y si se va, es porque entiende que tienes que irte, es consciente de tu sufrimiento, pero ...hace unos minutos me dijo en el salón, que se arrepentía de no haberte mostrado todo el afecto que podía sentir por ti. Que realmente te adora y ahora más que nunca ve que no eres 'la niña mimada', ve la mujer en la que te has convertido y tu valentía. Perdónalo.
(Tragué las lágrimas de mi hermano por él y cerré los ojos mencionando:...)
-Es el momento, mamá. (fue entonces cuando su gatita negra se subió a la cama y la olisqueó de pies a cabeza, buscándo su olor, la vida en su cuerpo.
-Nunca te olvidaré Chati, cuida de mi familia que siempre fue tuya.

(Su madre comenzó a inyectar la eutanasia en la vena de la niña observando su rostro)
Apreté mis parpados intentando adelantarme al acontecimiento, luchando por mis últimos dolores. Fue entonces cuando rápidamente vino a mi cabeza el pensamiento de que sentía la aguja en mi brazo, así como rápida la muerte en mi vida.

-¡Espera!.

Ya era tarde para pensar, para sentir, para querer vivir, revivir. Sentía en un mundo imaginario.

-Debajo del libro... .Nombré entre sueños.

Sin poder ya abrir oídos se que mi madré leyó la carta en voz alta y para todos. Pude entonces descansar sabiendo que hasta el último punto pudieron leer de mí 'Testamento de mi epitafio'.
Mi último relato.

sábado, 10 de abril de 2010

Mi mejor amigo

Un día me preguntaron, ¿tienes algún mejor amigo?
Mi pregunta hoy es: ¿qué es un mejor amigo? y...¿lo tengo?
Antes de responder si lo tengo, tengo que saber qué es o quién, en el caso de tenerlo.
Su definición sería tan simple como pararme a pensar en mi mejor amigo y describirlo.
Bien, no me viene ningún nombre a la cabeza porque parece que un mejor amigo estará siempre por encima del corriente amigo, con lo cual tengo que infravalorar a alguien para sobrevalorar a un mejor alguien.
Es extraño, lo se, pero si lo lees despacito, creo que entenderás lo que digo.
Ahora vienen mis preguntas de verdad:
- ¿es un mejor amigo alguien a quien le cuentas tu vida diaria y sabe de tus cotilleos?
- ¿es un mejor amigo alguien con quien sabes que puedes contar siempre aunque, valga la redundancia, no siempre lo veas?
- un alguien al que le cuentas todo, ¿no es simplemente un amigo con quién crees que existe confianza?
- y un alguien con el que no quedes a menudo, por cualquier circunstancia, pero sabes que si le llamas atenderá tu llamada...¿es ese un simple amigo? o ¿un mejor amigo?
- ¿existen los mejores amigos?
Realmente llego a dudarlo, creo que tengo muchos amigos o muchos mejores amigos, pero no ambas cosas. Está claro que los que son especiales ni siquiera son amigos, ojalá pudieran serlo, pero será siempre tarde para ellos a no ser que juegue el tiempo.
Espera...¿es entonces tu mejor amigo tu pareja sentimental? mmm...creo que eso sinceramente sería ideal.
Y si tienes problemas con tu pareja y no debes contárselos...¿A qué amigo recurres? Hay algunos egoístas que recurren a su pareja, otros, soportadores, a ellos mismos. ¿qué es mejor? ¿por qué a uno más que a otro? Yo no tengo mejores amigos, tengo cercanos, y lejanos conocidos. Tengo motivos para salir, seres que me ayudan a seguir creciendo y algunos mas que otros que me regalan su apoyo ante adversidades. Tengo desperdigados en el mundo a alguienes con posibilidades de ser amigos, conocidos, ilusiones, enseñanzas, espinas, pasmarotes....
Pero alli a donde vaya tengo a alguien que no pesa y me acompaña, ese alguien soy yo misma, en quien confío, en quien creo, al cual quiero, al cual poseo, de quien crezco, de quien me enamoro.
Yo soy mi mejor amiga y por ello mi mejor amiga es: yo misma.
¿para qué buscar cuando uno se tiene a si mismo? ^^
PD: es cierto que a veces hay riñas con mi mejor amiga, pero siempre llegan las disculpas, al fin y al cabo hay que saber perdonar, sobretodo cuando sabes que convivirás con ella el resto de tus días.

Enganchado a la pantalla

¿Estás viviendo? Vale, sí, respiras, y también caminas. Pero, mi pregunta es, ¿disfrutas cada paso? o ¿solo los haces porque sabes que son vitales?. Estás enfocado a la pantalla, admítelo. Si te separas de ella es sólo porque te llaman para comer, es porque tu vegiga necesita un vacío, o porque el sonido monótono del motor del ordenador te pide acompañar un sueñecito.
Sales a tomar el aire, y esta vez no es porque lo solicites,
tu gente te llama, quiere escuchar de ti sonrisas y alcanzar quizás la desorientación.
LLegas de nuevo a casa y aupas la pantalla. Te preguntas de nuevo, cuales son tus notificaciones, tus nuevos mensajes, posibles comentarios... ¿por qué vives centrándote en lo que piensan de lo que escribes, de lo que dedicas?
Hay un mundo ahi fuera y tú solo sales porque te solicitan.
¿Por qué no ver cómo te aprecian sin tener que chocar con pixeladas?
Por qué no disfrutas de los abrazos, de un calor distinto al de la batería.
Creo que hay alguien que espera tu llegada, no me digas por qué lo se, pero estoy segura de que te abrazará una vez estés preparado.
Tu vida te está esperando fuera, pero tú eres decisor de las épocas somnolientas.
Y dime, ¿prefieres seguir encerrado allí donde estés con la compañía de tu fiel ordenador, de quien expresa por tí?
¿O quizás llegue el momento de sacar sonido a tus propios pensamientos?

lunes, 5 de abril de 2010

Un sueño de los que hacen que te mees entre sábanas

Bueno, después de un largo tiempo sin pasar por el coro, Irene decidió que ya era hora de volver a dar su voz. Esa misma tarde conoció a una chica nueva, Cristina, de pelo largo, ondulado, no muy oscuro, ojos intrigantes, sonrisa cómplice. La verdad es que hicieron muy buenas migas. Fue todo genial e Irene pudo cantar de nuevo sin preocuparse por nada ni nadie que hubiera alrededor. Estaba claro que el que la presencia de Carlos, su ex-novio pudiera estar allí le asustaba un poco, pero nada, todo fue muy natural, una simple tarde. Pues bien, el segundo día que Irene apareció y no consecutivo, las cosas fueron algo distintas. Lo primero, había una enorme cantidad de voces nuevas, gente joven, niños, muchos chicos y chicas. El coro de jóvenes parecía que volvía a la marcha en pasos gigantescos, o quizás es que irene estuvo demasiado tiempo sin aparecer. La cuestión es que resultaba complicado aprender todos esos nombres, tantas caras distintas. Sinceramente le parecía increible que La Tomás Luis de Victoria hubiera crecido tanto. Quizás el día anterior que fue, se ausentó bastante gente y hoy era el día de encuentro. Total, que ella se dedicó a lo suyo que era cantar. Cristina le dijo que luego en el descanso hablarían, que no se preocupara por toda esa gente. Supongo que se notaba que estaba algo sorprendida. Después de ensayar durante bastante rato, el director decidió que tomaramos un descanso. A Irene le sorprendió que ahora fueran tan largos los descansos porque todos salían del centro y se iban a tomar un refresco. Irene,(llamémosla 'ella') se fue con Cristina. Las dos se sentaron en una cafetería-heladería a tomar una leche merengada y un helado de arándanos. Hablaron durante bastante tiempo de amores, de historias sucedidas en el coro, de la gente, solo hubo un momento en el que ella empezó a sentirse incómoda, pero eso viene después de que llegara Juan, otro coralista, nuevo para mi. Vino por detrás de Cristina y le mordió el cuello con toda normalidad, al mirarla, (a ella) sin dejar de morder, pudo observar unos ojos rojos que la pasmaron viva. Juan se reía y le susurró algo en el oído a su presa.
- ella es mía. Pudo oír de los labios de Cristina, Irene. Cristina le retiró el pelo hacia un lado y observó su cuello. Que cuello tan largo y delgado. Realmente ella estaba atemorizada, Cristina empezaba a segregar saliba, sus ojos se oscurecían pero al mismo tiempo brillaban. Entonces dijo, así somos en el coro, somos vampiros. Sus colmillos de repente crecieron y eran muy afilados. Fue aterrador como con un gesto de expresión podía cambiar su dentadura.
- LLevaba bastante tiempo deseando conocerte, Irene. Dijo Cristina con voz hambruna.
Irene hizo un amago de levantarse, pero Cristina la detuvo antes de que pudiera incorporarse, le agarró de un hombro y clavó sus colmillos mientras Irene intentaba gritar socorriendo.
Que amargo dolor sintió ella, esto era una pesadilla, ¿vampiros?, ¿y ella? ¿era ahora ella un vampiro?
Cristina pareció satisfecha con su mordedura. -Tu sangre era de la más dulce que probe hasta ahora. MMmmm. Tranquila. Cristina le enseñó a Irene la cicatriz que tenía en el cuello, Cristina fue marcada también.
Irene se acarició con temor la señal de su cuello, dos gotitas de sangre tapando dos orificios perfectos y de apariencia profunda. El aspecto de Cristina cambió y ya no daba ningún miedo. Irene parecía confusa. Todo aquello había ocurrido con demasiada normalidad y muy rápido. Sonaron las campanas de la catedral vieja y todos corrían de nuevo al ensayo. Mientras ella no cesaba de preguntar a Cristina acerca de la vida de un vampiro. También pensó que sería buena idea morder a Carlos esta vez. Cristina no se lo recomendó, después de morder a alguien la bondad del mordido se esfuma y el que muerde gana el anticristo. No entendía nada, pero parecían bastante ciertas las palabras de su compañera. Cristina le comentó que ella era diferente, cuerpo deseo y que echara un vistazo a mi alrededor siemrpe. Habían vampiros bueno y otros malos, unos mordían por sed y otros por robar almas y manejar personas. Todo era demasiado nuevo para ella. Por el camino, Marina, otra nueva le acechó por detrás. Cristina intentó protegerla queriendo su presa solo para ella, empezaron a pelear y mientras, Irene trataba de escapar de los colmillos acechores. El miedo le envolvía y las campanadas le llamaban. Fue en el último son antes de poder llegar cuando Marina le agarró y con una tremenda fuerza le mordió.
Irene gritó por dentro, jamás sintió algo parecido, ese mordisco no fue igual que el anterior. Era caliente y frío al mismo tiempo, escozores hacían que le temblaran las piernas, comenzó a convulsionar mientras esa tal Marina recobraba cuerpo y alma. Por un instante ella abrio los ojos y vió como ella misma corría hacia el coro. Cristina estaba allí para ayudarle. -Lo siento, le dijo. Irene se observó y no tenía la misma ropa que llevaba consigo, su pelo era mas largo y rubio, sus piernas mas gordas de lo habitual, su cara no era la misma y sus manos y el tacto cambiaron completamente, sus uñas eran mas largas y no podía sentir con facilidad sus pómulos. Cristina vio como perdía lágrimas por sus propios ojos. Irene era ahora una mala transformación de la misma Cristina.
-¿Que ocurre?, dijo Irene entre sollozos con una horrible voz de ultratumba. Al oírse ella misma se odió y selló sus labios. Empezó a soñar con nunca haber vuelto al coro. Sabía que todo había cambiado, algo raro estaba ocurriendo, tenía que ser una pesadilla, no podía ser real. Ver como su cuerpo que no era el suyo se iba sin poder siquiera alcanzarlo con su nuevo cuerpo, dudoso de ser humano.
Después de intentos por levantar, llegaron al coro, todos reían, llegamos tarde y cada uno se iba a su casa. Algunos de ellos preparaban planes para cenar esa noche, una posible barbacoa. Menos mal que no seguimos cantando, pensó ella. Estaba claro que en la voz de las sopranos destacaría esta vez como ninguna otra. El director me paró al salir por la verja. - Bienvenida! Me alegra verte de nuevo, espero verte más a menudo. La gente salía escalando por los muros, enganchados a las plantas, Irene se preguntó como saldría de esa casa de muertos, de esa oscura noche entre paredes de vampiros... Marina fue la última en irse, pero no se fue como los demás, de repente sacó una escoba y como una bruja infiltrada entre simples hambrientos vampiros voló sin dejar rastro. En su vuelo se llevo la bondad de Irene, los sentimientos, los pensamientos, los recuerdos....Debió de hacerlo, porque 'ella' no era ahora mas que un cuerpo sin mente y sin sentidos. No respondió al director, cayó de rodillas en el patio central de la salida del coro, el cual se parecía bastante a su patio trasero. Nadie estaba allí para ayudarla. Quizás tampoco se esforzó por pedir ayuda. Cerró los ojos mirando las estrellas de esa noche, se dejó caer completamente, el suelo ya no estaba frío, ya no había suelo. No había estrellas, no había cuartos, ni patio, ni voces, no había sangre en mi cuerpo, ni moratones. El infinito desaparecía, los límites le encerraban en un pequeño mundo en el que solo ella existía.
En un último pestañeo, y último esfuerzo por sobrevivir, vio como el mundo que le rodeaba caía y en un apagar de televisión, esa pequeña lucecita que queda en tu sien al apagarla, fue la que paró su bombeo y su última respiración.

-FIN-

sábado, 3 de abril de 2010

La casa azul-Revolución.



Es imposible que no sonría al oír esta canción...Os invito a disfrutarla, dedicándosela a alguien en especial con la intención de que siga sonriendo, esté o no a su lado.