¡MunDo MiNiNo!

Para los insaciables^^http://duquesapantera.wordpress.com/ Ahí están mis antepasados.

EL CORIFEO: No hay fiera más mala de combatir que la mujer, ni siquiera el
fuego, ni hay pantera alguna tan sinvergüenza.
Lisístrata, de Aristófanes.

CHIM CHIN CHIRÓN! La suerte detrás va de mi.

Escribir es la libertad de llorar y reír a solas. Pero no dejarte leer, sería prohibirte lo que es tuyo.


martes, 29 de noviembre de 2011

DESMOTIVADA

Mientras tú dices en vertical, yo escribo en horizontal:


Desmotivada.
¿Curiosidad?. No la quiero. Quiero hacer, quiero leer, quiero actuar, quiero cantar.
No quiero escuchar, no quiero escucharte...

Sólo quiero trabajar. ¡Deja de hablar!
No me despiertas. ¡Me duermes!

Dame trabajo, dame faena. No hay tiempo. No quiero buscar. ¡Quiero encontrar! ¡¡Quiero tenerlo!!

...Desmotivada...
¡Razones! Una, ¡Una razón! Una para venir...Dame una.
¿Dime qué apuntes, qué notas debo darle a mis compañeros?
¡¿Qué se pierden?!

... tienes, tienes, tienes...¿ Sabes qué tengo yo? Poca paciencia contigo.
Y me hunde, me muero, me quemo por dentro por no poder decir...

¿Qué hago? ...
Escribo...y así evito el peligro de rozar el poco respeto que te tengo, y seguro que nada comparable con el que seguramente te mereces.




domingo, 27 de noviembre de 2011

SOLAMENTE UNA VEZ


     -- Coches, coches, coches… Ahora todo son coches, antes todo eran burros.
Y se queda callada, con esa media sonrisa bobalicona, las manos entrelazadas y la mirada dulce, lechosa, dirigida al infinito. Entonces, se vuelve hacia mí, me mira…
     -- Coches, coches y más coches… Antes íbamos a lavar al rio con Jenaro, nuestro burro. En los serones echábamos la máquina de coser; esa que ahora tienes tú de manivela. Era de mi abuela Toribia. Y mientras se oreaba la ropa al sol, remendábamos las sábanas…
Vuelve a entrelazar las manos y vuelve a sonreír mirando a lo lejos, como perdida.
De pronto, se pone a cantar.
-          Mareta, Mareta había soñado,               
que una “nineta” le habían comprado.
Mareta, tenía bonito el color,
la cara muy linda y el cabello rubio…
Bonita canción de cuna, preciosa nana. ¡Tantas veces la he oído de sus labios!, y muchas, muchas veces, de los de mi hija Irene, a quien se la cantaba de pequeñita para que luego Irene repitiese incansablemente a sus muñecas. Con esa voz aterciopelada, dulce y melodiosa,  que aún no sé de quién ha heredado. Sí, todo esto son recuerdos. ¡Pero los recuerdos nos traen al presente a tantas personas maravillosas!...Me traen a mi madre ya octogenaria, encogidita, sentada en el porche, balanceando los pies que no le llegaban al suelo y repitiendo de mil maneras inimaginables sus viejas historias llenas de detalles curiosos. Y siempre cosiendo, siempre canturreando, siempre sonriendo, siempre feliz…
¡Cómo no recordar que al llegarle su último aliento, sin saber cómo ni por qué; le cogí las manos, me tumbe a su lado, la acurruqué  junto a mí, y le canté su nana!
-          Mareta tenia bonito el color,       
la cara muy linda y el cabello rubio.
Y  yo le quería, y yo le mimaba
y  ella me decía que tenía sueño…
Esto, se vive solamente una vez, pero se recuerda toda la vida…¡Y te llena tanto!

domingo, 13 de noviembre de 2011

Camino fácil contigo


Un cosquilleo revolotea, las comisuras sonríen por mi. 
Mi cuerpo es tuyo y se mueve a tu antojo.
No controlo. Espasmos.
Cada sombra en mi cuerpo se forma por cada haz que el tuyo me regala.
Sonrío... porque casi lloro.
Me escondo de mi purificación, la catarsis.
Tan solo dejo a tu vista mis labios.
Sólo yo se, que mientras ellos sonríen, bajo la almohada mis ojos lloran, y mi entrecejo lucha por no arrugarse.

Siento el camino.
Veo tu mano junto a la mía.
Se detiene el tiempo.
No controlo.
....
Todo es fictíceo.
No hay caminos, hay gestos.
No hay manos más que en mi mente.
El tiempo corre y soy yo la pausa.
No controlo.

Dominas mis reacciones, lo que siento y lo que dejo de sentir, lo que sueño, lo que olvido, mis agudos y mis graves...y yo...
- Tuve miedo.
Ahora...
- Ahora te quiero.

Me encanta cuando lloro escondida, cuando todo me supera, cuando no controlo, cuando sueño y no duermo. 
Me encantan tus formas.
Soy adicta a tu veneno y no tengo miedo.
No debo tenerlo cuando cada día que estoy contigo guardo una última gota en mi frasco.

Si algún día no estás, guardo en mi "taper" tu aliento.
Si algún día me faltas, huelo tus gotas y te siento muy adentro.

Y sobre todo y sin miedo, sólo en días como éste, lanzo al cielo todo lo que cogí prestado y lo que me regalaste, porque si de algo estoy segura es de ti.


No hacen falta más palabras.
Gracias

Por fin encontré las palabras de tus iniciales:
Camino fácil contigo.



viernes, 4 de noviembre de 2011

On y Off en la cabeza

(Voz en off en su cabeza)

Supongo que no es malo. Fue mía esta casa. Nuestra. Puedo permitirme la visita. A los viejos les deberían dar todo. Estoy ya mayor, pero voy a probar. Siempre tuve agilidad. Que pena que los huesos cada vez estén más fríos. Que pena...que no estés conmigo.
Soñé con esta casa,... Hace ya mucho tiempo...
¿Podré vivir el resto contigo? No. ¡Ai! ¡Quita!...Empezar algo con alguien, terminarlo con otro... ¿y no tengo derecho? Te quise hasta el final, te quiero ahora...y tampoco te olvido, como tampoco olvido mi otra vida.

(- ¡¡Abuela!!.
- ¡Cariño!.)

Como corre mi pequeño de ojitos azules, ojazos diría yo, como su padre...como tú. (Mira al cielo).
Cada uno con su vida, y yo...yo columpio esta tarde, ya casi noche, mis recuerdos. 
(Se agarra a la cadena, fría. Barre con su mano envejecida una fina capa de polvo. Caen algunas hojas. Se sienta en el tablón de madera con cuidado por sus entumecidas rodillas y se balancea con suavidad).
Se donde estás, pero no se en qué piensas. ¿Piensas ahora en lo que no me atrevo a decir en voz alta? ¿Piensas en mi..? ¿piensas en ella? ¿Tienes acaso una Aurora con lazo rosa en la cabeza?...¿Estás solo como yo? ¿Aun me recuerdas?...¿SIGUES AQUÍ? 

(Voz en on)

- Dime que si. (Se asusta, se lleva la mano a la boca tapando sus próximas palabras).

(Voz en off en su cabeza)

Te echo de menos. 
¿Qué puedo hacer ya? Es tarde... Y si volviera...¿Querrías abrazarme? ¿Podrán los míos perdonarme?
Tengo derecho. No quiero acabar sola. Quiero a dos personas. Amo a ambas.
(Coge impulso y con una corriente de aire se embriaga de juventud).
¡Que feliz soy que quiero a dos personas! ¡Que vivo tengo el corazón que hoy te recuerda, mi primer amor! 

(Voz en on)

- ¡Mi primer amor!

(El viento desata su recogido. Siente lo que físicamente no es, siente lo que le gustaría ser).
Tengo dos almas. Un alma joven... y otra vieja. (Se acaban sus fuerzas, pero sonríe).

(Voz en off en su cabeza)

Si hoy te viera sería otra, aquella de siempre, la que dejamos a un lado. Jóvenes enamorados. Y contigo, mi primer amor, acabaría el último de mis días. 

Soy feliz al recordarte. ¿Por qué no podría cuando es sincero, puro e inocente? 

(Voz en on)
- Es de verdad...Se que no está en mi mente.

- Ven y colúmpiame. Yo tengo fuerzas más que suficientes. Tengo amor para darte, aún me queda un corazón. Aún me quedan ganas. 
No quiero vivir recordando...no más...no quiero pensar ya en un "y si...". Soy mayor, pero con vida.

-Lo siento (Mira al cielo). Perdóname. Entiéndeme. 
(Mira a sus pies) Si pudiera...si me escucharas...me casaría otra vez.

- Mi primer amor y mi último.

(En su cabeza....)
Puede que esta historia quede en el olvido, pero luchando contra ello, seré yo esta vez la que te regale un libro en blanco. Iré a tu casa y sin más, diré:

(Con los ojos cerrados en voz alta, sentada en el columpio, sus manos apoyadas en sus muslos)

- Escribe a partir de hoy. Desde hoy hasta el olvido. Escribe todos tus sentimientos que nuestro día a día hace florecer en tu alma. ¿Recuerdas tus palabras?.
(Adelanta el brazo derecho, lo extiende). Hoy estoy aquí para hacerte recordar, con la primera parte en mis manos, para hacer nuestra la historia.
¿Aceptas esta segunda parte? 

- Dime que si.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Sueño fundido

Abro los ojos y no recuerdo cuando los cerré...llevo ya un rato dormida. Increíble. Acabé fundida en tus brazos.
Quiero seguir soñando, se que estás a mi lado.
Otra vez despierto, y estás ahí. Te miro. No te has ido. Te doy un beso en la mejilla. Tu rostro es bello. Tu nariz apunta al cielo. 
Me acuesto pensando en lo bonito que es despertar sin recordar haber dormido...
Te quedas acurrucada un segundo y en ese cerrar de ojos pierdes la consciencia del tiempo. Has dormido una eternidad pegado a otro que late como el tuyo. Y ni siquiera su respiración te despertó. Acabamos fundidos de amor y ahora contemplo la sensación.


Te echo de menos, ¡que de tiempo sin anhelos...! ¡y que bonito soñar con ellos! ...Soñar y despertar en sueños. Soñar y revivir en ellos.  
Sentir...que ya te echo de menos.