¡MunDo MiNiNo!

Para los insaciables^^http://duquesapantera.wordpress.com/ Ahí están mis antepasados.

EL CORIFEO: No hay fiera más mala de combatir que la mujer, ni siquiera el
fuego, ni hay pantera alguna tan sinvergüenza.
Lisístrata, de Aristófanes.

CHIM CHIN CHIRÓN! La suerte detrás va de mi.

Escribir es la libertad de llorar y reír a solas. Pero no dejarte leer, sería prohibirte lo que es tuyo.


sábado, 29 de abril de 2017

Es ella




Sueño cada noche en mi habitación…
Te tengo entre mis brazos y cantando estoy.
Me enoja abrir mis ojos y no oír tu voz,
soñando por sentir y conectar las dos.

Producto de mi alma e imaginación.
La música acompaña tus latidos hoy
Y juega con mi mente y el ordenador.
Desea muy impaciente que seamos dos.

Es ella, la que conmueve, la que nos mueve,
Es ella, son sus silencios, sus sentimientos,
Es ella, …

Si no tuviera a quien amar, jamás podrías existir
Por ti podría disfrutar el día entero con papá,
Ahora pídele al compás noches  sin fin, de ti y de mí.
Los perros piden al ladrar, que traigas luz a nuestro hogar.
Los gatos juegan sin pensar que alguna vez querrás jugar.

Y yo te sigo suavemente, por si acaso en mi regazo oyes voces lentamente,
de una madre que era niña, de una niña que te quiere, que te sueña,  que te mece,
de una madre que te quiere, que te mira y compadece.
De una niña que no sabe lo quiere, no la entienden.


Y sueño cada noche en mi habitación,
Que estás entre mis brazos y cantamos dos.

Es ella, la que conmueve, la que nos mueve,
Es ella, con sus silencios, sus sentimientos,
Es ella, …

Ella, con mis lamentos, tu nacimiento.
                                                                             
                                                                                                                                                                                             aiRín
                                                                              29/04/2017






sábado, 10 de septiembre de 2016

¿QUÉ MIRAS, TONTA?


Te ríes de mi porque abres los ojos y me encuentras observándote, con una sonrisa (que sólo tu consigues sacarme.)

Me preguntas, ¿Qué miras tonta?

Te miro a ti “peke”, me encanta cuando duermes, especialmente cuando estamos frente a frente, que no suele ser muy a menudo, (porque como muy bien dices, te gusta tener espacio libre al frente para poder dormir en paz.)

Me fijo en tu mirada más profunda, en la curvatura perfecta de tus cejas, en el perfil de tu nariz y en esos labios que me vuelven loca con cada beso que me das (sobre todo cuando me pides un beso espontáneo y en esas palabras me dices “te quiero”) y en la belleza de soñar con mirarte así día tras día.

¿Qué estará soñando? Me pregunto.

Me gusta hasta tenerte lejos para recordarte. Escribo, cierro los ojos, suenan notas dispares, pegaditas, armoniosas. Acompañan eso que llamamos amor que nadie sabe describir o todos lo hacen de una manera u otra pero que sin duda les hacen sentir. Unos le ponen acordes mayores y otros menores. Algunos oyen los sonidos de las teclas del piano y otros escuchan deslizar las cerdas del arco por las cuerdas de un violín. Para bien o para mal, ¿No hay amor cuando sientes? Cuando deseas…
Deseo seguir así…

Me haces sentir fuerte, valiente, (maldita sea…hay un “no sé qué” que hace que apriete fuerte los ojos dejando caer esas lágrimas contenidas que derrochan pura alegría), segura, realizada…

Son muchas cosas las que en esta vida nos llenan: Tu trabajo, tus amigos, aficiones, una mascota, tu confidente, tu amigo, tu acompañante, el que daría todo por ti… Hay quien vive muy feliz con o sin algunas de estas enumeraciones… Pero yo, sin ti… no podría sentirme tan plena. Te has convertido en una parte imprescindible de mí.

Adoro tus formas de amar y la forma en que consigues que yo ame mi vida.

Así que cuando me preguntas con tanta simpleza… ¿Qué miras, tonta?

Sólo puedo sonreír con las comisuras más inocentes que tengo, y decirte:

Nada...

Entonces, clavo mi mirada en ti y pienso… ¿Cómo iba a explicarte todo lo que siento?

...Así que te acaricio, dejo deslizar mi dedo índice por tus labios…y te dejo seguir soñando…

¿Qué estará soñando? Me pregunto… mientras yo… alargo la nota más dulce (que aún oigo en mi cabeza)  que acompaña tu respiración…hasta quedar dormida en un sueño.

Un sueño que es real.

miércoles, 4 de mayo de 2016

EL TRABAJO DE MI VIDA



Tontamente, querían salir a eso de las 5:30 de la mañana. Varios días llevan acumulándose las lágrimas en mi corazón. Plenitud, esperanza, sonidos cálidos y colores llenos de ilusión y bondad. Últimamente sin saber por qué, la vida me presenta momentos que me regalan fe.
Tomo aire y respiro profundo, vuelven a salir. Humedecen mis ojos. Soy feliz, muy feliz. Cada mañana a horas en las que las calles no están puestas suenan mis numerosos despertadores para recordarme que debo ir a la oficina. Cerca de ti. No podría llamarlo trabajo, porque de todo el mundo oyes que el trabajo agota o es poco gratificante. ¡Qué feliz soy! No por aquellos que no disfrutan en sus “TRABAJOS”, sino porque yo ya encontré el mío. Mi motivo, mi ilusión, mi impulso… para seguir.

Aclararé que no conoces lugares exquisitos cada día que surcas  los cielos. Pero conozco sus gentes, sus problemas, sus inquietudes, pequeños, adolescentes, mayores, jubilados, solitarios, niños de familias desestructuradas, compañeros, amigos, conocidos… culturas… Tanta gente que te acompaña en el trabajo cada día que es imposible cansarse o agotarse de vivir y recibir tantas historias. Emociones que vienen y van.

Dicen que es necesario ver mundo para abrirte como persona. A mí me gusta absorber el mundo de las personas para desplegar mi situación en espacio tiempo. Saber donde estoy, y cómo de agradecida me siento.

La vida nos pone baches en el camino que nos hacen fuertes.
La vida me pone nubes, tormentas, amaneceres, auroras, atardeceres y rayos de luz, humedad, nieblas inmensas… y ahí sigo. - ¡¡Baja de las nubes!! (solía escuchar siempre) - No puedo. Una vez que estás en ellas es imposible querer ver el cielo desde abajo. Desde arriba todo es diferente y especial.

Me gusta, me gusta mucho. Nace algo en mi interior que me dice que quiere que sea mejor persona conmigo y con los demás. No sé cómo describir lo que se siente, pero digamos que estoy en una burbuja de amor compacta y estable que me lleva a donde deseo, sin dudas.

A mis 26 encontré “el trabajo” de mi vida. A mis 22 al hombre que jamás imaginaría que sería mi compañero todos estos días, años… A mis 24  perdí mi figura paterna… Me pregunto muchas veces cuando será el día que pueda formar mi propia familia. Mientras tanto… sigo mis días con emoción, sosiego y es inevitable…pero con la ilusión de un mañana contigo y con aquello que sea nuestro.



Autorrealizada 

sábado, 4 de abril de 2015

Escrito a la velocidad de mis sentidos: Un beso de buenas noches



Quisiera poder ver tu cara una vez más. No tu cabecita pálida y estropeada, sino ese rostro fresco y simpático que tenías antes de enfermar.

Quisiera cogerte una vez más de la mano y contarte todas las cosas que han pasado desde que te fuiste. Han sido muchas y se que emanaría de ti  una sonrisa tan grande, un brillo en tus ojos tan enorgullecedor...

No he parado de estudiar como me dijiste, y sigo siendo igual de cabezota.

Te resultará extraño, pero las peleas que pudiéramos tener se me han olvidado y ahora solo soy capaz de recordar buenos momentos, historias bonitas y cada detalle que hacía que fueras tan especial.

Déjame creer que si te envío un beso, lo sentirás en tus mejillas y en tu frente. Un beso de buenas noches como tantos me dabas. Cada día te quiero más y seré incapaz de olvidar todas las cosas buenas que vivimos.

Ahora vivo donde te perdí, donde se apagó tu luz y sueño muchas noches contigo. Te siento más cerca. 
...
No puedes haber desaparecido porque el nudo de mi garganta es tan verdadero como lo eres tu en este instante.
Te quiero. 

Un beso de buenas noches.

jueves, 10 de abril de 2014

10 de Abril de 2013


Físicamente se que seguirás corriendo por los canales,
 o incluso nadando por el Portús, 
aunque sean tus cenizas,
 las que esta vez alimenten a los peces.

Y durarán un tiempo, (no eternamente) 
en el mar o en el viento...

Sin embargo, se que muchos de los días venideros, 
siempre estarás conmigo y con la familia.
Aunque tan sólo sea en ese momento, en el que arrope a mis hijos con tanto cariño 
y de la misma forma tan especial que tú lo hacías.

Diciéndoles: - Así, así, así.

Entonces estarás con nosotros, y seguro que reiré con ellos.
Perdona, quiero decir, reiremos con ellos.

Cuando un ser querido nos deja, siempre le pido, que allí donde esté,
me envíe una señal para saber que está bien.

Pero esta vez, no quiero pedir nada. 
Porque ya haré yo por hacerte sentir esas señales, abrazando a mamá, 
viajando con ella y Jaime, y estudiando y trabajando duro,
como me enseñaste.

Seguro que así sonríes.

Gracia por enseñarme a ser tan fuerte.

Te quiere,
Tu hija de tu alma.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Típica comedia romántica

Hay personas que dicen que este tipo de películas hacen daño. Bien porque las mujeres sueñan con el hombre perfecto que luego no encuentran, o porque el hombre que tienen no puede hacerle frente a ese príncipe azul.
Son películas que nos hacen soñar, e imaginar que podemos encontrar a la pareja perfecta. Incluso que podremos vivir esos momentos tan intensos de película.

¿Y por qué no?
¿Nunca viste este tipo de película y te sentiste identificado/a con el protagonista?
Yo si.

Disfruto mientras la veo, porque me veo reflejada. Y al mismo tiempo, siento satisfacción por vivir y sentir lo que el príncipe y la princesa viven o sienten.

Sí, he estado con una persona que se entregaba a mi al 100%.
Sí, he tenido a alguien muy atractivo a mi lado que descubrió mi fogosidad.

Hay personas que dicen que todo lo que hay en las películas es mentira. Un amor así, no existe.
Típica frase que seguro escuchaste:
- ¡Eso solo pasa en las películas!

Pues he de decir, que no solo sucede en las películas. Yo he sido querida y amada como esas princesas. Como tantas mujeres desean ser amadas.

Estoy segura de lo mucho que me ama la persona con la que comparto el mayor tiempo. Solo tengo que apreciar el modo en que me mira, cuando yo no lo veo. El cómo coge mi mano al cruzar la carretera. El cómo se preocupa cuando no sonrío. El cómo toma decisiones sabiendo que somos dos los que formamos el uno.

Me gusta querer con intensidad porque sea bueno o malo, siento al 100%.
Y es por eso por lo que es fácil sentirse identificado con el/la protagonista.

Puede que sea difícil en los tiempos que corren formar una familia, tener una casa e irnos de vacaciones todos juntos o incluso tener una luna de miel. Pero me gusta pensar que el hecho de querer hacerlo o la ilusión de esperar a que pase, se le parece mucho a tenerlo.

Para mi, lo más importante es querer. Por eso te tengo, porque te quise desde el principio.









miércoles, 24 de abril de 2013

PORQUE LA VIDA SIGUE

Porque la vida sigue...

Hace apenas menos de un mes, tuve que darle el pésame a un amigo que quise mucho en poco tiempo. Su padre había fallecido.

Y fue curioso, porque hace un semana la misma situación volvió a repetirse, pero esta vez las tornas habían cambiado, y mi padre fue el que decidió marcharse. Y tuve que ser yo la que leyera esos mensajes y ver esas miles de personas en el tanatorio. Lugar que ahora conozco como puro negocio.

Hace tres días que ya descansa mi profesor, querido por la escuela de arte dramático y por sus alumnos, pues no se como, él era capaz de a las ocho de la mañana, bien temprano, sacarnos siempre una sonrisa a todos.

Hoy mismo, me entero de que el padre de un artista, compañero bluegrass y amigo, descansa junto a los anteriores. Todos jóvenes.

Y yo me pregunto, si la vida me está poniendo a prueba, porque una tras otra hacen que recuerde el dolor de la pérdida.

Y me pregunto, si la vida me pone a prueba, porque esta misma mañana maté a un pobre pajarito, injustamente estampado contra el cristal de mi coche... y esta noche mientras conduzco, casi atropello a un perro en mitad de la carretera.

Tantas personas y hasta animales que mueren injustamente, que se que tenían mucho más que enseñarle al mundo y por alguna razón, hoy todos descansan, donde no podemos verlos.

Entre tanto, la imagen de mi madre aferrada a mi, mientras se llevaban el cuerpo de mi padre, me viene a la cabeza una y otra vez, y las lágrimas quieren asomarse, el corazón quiere gritar. Pero no, no puedo llorar, no puedo permitirme cerrar los ojos, porque estoy conduciendo, porque la vida sigue, porque sigo trabajando y estudiando...y porque se, que desde algún lugar, alguien nos ayuda a tirar hacia delante.

Pero no podrás evitar que te envíe un beso muy fuerte, y que apriete el puño tratando de enviarle a mi mente impulsos para creer que esos besos viajan hasta ti.

Uno puede pensar que la vida o la muerte son injustas.
Yo pienso que la vida o la muerte nos enseñan a ser más fuertes.

Si hay gente que cree en Dios, hay personas que como yo, creen que las cosas suceden por alguna razón. Y quisiera pensar que tú hoy me has hecho ver que debo seguir, sin pisar el freno y abriendo muy grandes los ojos.
... para no perderme nada,
                           pero sobre todo, para seguir hacia delante...porque la vida sigue.

 Y yo quiero seguir tus pasos, fuerte, entregado y sin perder la esperanza.

Gracias papá.